TRAIN YOUR BEAUTY

CONSEJOS PARA CUIDAR LA PIEL DEL SOL

14 junio
Crys Dyaz - Dicora Coach

El aspecto de nuestra piel nos da mucha información sobre nuestra salud, sobre cómo nos cuidamos y si le damos esa atención que necesita, sobre todo en época estival y cuando nos enfrentamos a altas temperaturas, exceso de sol, radiaciones ultravioleta, agua de playa y de piscina, exceso de sudoración…

Creo que a la mayoría nos gusta ver nuestra piel bronceada, cuidada, hidratada y suave. Es por ello, que el sol es uno de los mayores enemigos, o, mejor dicho, el exceso del mismo.

Hay una serie de tips de los que no nos podemos olvidar y que vamos a recordar para que no sólo nuestra piel luzca radiante, sino para prevenir envejecimiento y posibles problemas que se pueden derivar de una falta de cuidado por nuestra parte, y que lamentaremos en un futuro.

En cuanto a los tips de cuidados, debe ser un ritual 360º, que englobe varios aspectos: limpieza, hidratación, protección, alimentación, tratamientos.

En primer lugar, la limpieza y preparación de la piel es clave. Una limpieza diaria, tanto mañana como noche, y una exfoliación más profunda una o dos veces a la semana con un producto hecho a base de ingredientes naturales dejará tu piel perfectamente lista para lucir radiante.

El segundo tip de hoy tendría que ver con la hidratación, tanto la externa como la interna.  Esto es debido a que hidratamos la piel en dos sentidos. Por un lado, por medio de lo que bebemos y comemos, y por otro lado, con los productos que nos aplicamos sobre la piel. Si tenemos falta de hidratación, nuestra piel está seca, tirante, apagada. Hacer hincapié en zonas más secas como los talones, los codos, las rodillas… Nutrir la piel diariamente, sobre todo en momentos clave como después de la ducha o de la exposición al sol, y la cara con productos naturales y específicos para tu tipo de piel es fundamental.

El tercer tip del que hablamos hoy es la protección solar, básica y fundamental. Todos deberíamos darnos protección solar en la cara todo el año, pero más conciencia si cabe en los meses de verano, tanto en el rostro como en el cuerpo, estemos o no expuestos al sol, y aplicándolos con frecuencia.

El cuarto tip se refiere a una correcta alimentación. Priorizar alimentos ricos en agua y antioxidamentes para prevenir el envejecimiento y para mejorar la regeneración de la piel será uno de tus “must” en verano. Verduras de hoja verde, frutos rojos y frutas como el melón y la sandía, pepinos, tomates, fresas, gazpachos, cremas frías y un sin fin de recetas llenas de nutrientes y además pocas calorías que te aportarán esa frescura y salud en tus mesas de verano.

El quinto y último tip, si queremos darnos unos mimitos extra es realizarnos algún tipo de tratamiento hidratante específico, a nivel facial o corporal. Ya no sólo por lo que te va a aportar, sino por ese tiempo extra que te vas a dedicar a ti y a tu bienestar.

En cuanto a mis productos de confianza, o que no pueden faltar en mi rutina, tengo uno a destacar y que quiero compartir con vosotros hoy. Sin duda, mi imprescindible es la crema corporal enriquecida con vitamina B con olor a almendras. Su fragancia es mágica, diferente a todo lo que he probado hasta ahora, mezclando nueces y almendras, y también lo es cómo deja mi piel tras aplicármela diariamente. La vitamina B ayuda a la piel a conseguir un alto rendimiento a lo largo del día, manteniendo la piel cuidada y protegida durante todo el día. Mejora la circulación celular y la elasticidad de la piel.

Disfruta del sol, con moderación y protección.

Cuida tu piel y cuídate tú.

Hasta pronto.

Crys Dyaz